El ahorro energético no solo es una manera de reducir gastos, también es un compromiso con el medio ambiente y el bienestar en el hogar. En Fidere, nos preocupamos por ofrecer hogares que sean eficientes y cómodos para ti, por ello te presentamos algunos trucos para ahorrar energía sin sacrificar la luminosidad de tu espacio.

  1. Aprovecha la luz natural

Al incorporar la luz natural en tu rutina diaria, no solo ahorras energía, sino que también mejoras tu bienestar general. Los interiores bien iluminados crean un entorno más alegre y acogedor, reduciendo la necesidad de encender luces artificiales durante el día. En Fidere, reconocemos la importancia de la luz natural y la integramos en el diseño de nuestras viviendas para promover un estilo de vida sostenible y cómodo.

Una buena gestión de la luz natural no solo contribuye al ahorro de energía, sino que también favorece un ambiente más saludable y agradable en tu hogar.

Maximizar el uso de la luz natural es clave para reducir el consumo eléctrico. Nuestras viviendas están cuidadosamente diseñadas para permitir el paso óptimo de la luz del sol. Grandes ventanales, distribución inteligente de espacios y áreas abiertas garantizan una iluminación natural adecuada en todo momento del día. Además, las áreas comunes y los espacios compartidos están estratégicamente ubicados para aprovechar al máximo la luz del día, brindando un ambiente luminoso y agradable en todo el hogar.

 

  1. Sustituye por LED

La transición de las bombillas convencionales a las luces LED es una estrategia fundamental para reducir el consumo de energía en el hogar. Este cambio simple pero efectivo, no solo disminuye significativamente el gasto eléctrico, sino que también ofrece una iluminación más duradera y eficiente.

 

La mayoría de nuestras viviendas cuenta con sistemas de iluminación con tecnología LED. Estas luces modernas y eficientes se integran en todos los espacios, desde la iluminación interior hasta las zonas comunes y exteriores. Las bombillas LED consumen hasta un 80% menos de energía que las convencionales y tienen una vida útil mucho más larga, lo que reduce los costes de mantenimiento y reemplazo.

Al cambiar a iluminación LED, no solo estarás reduciendo tu factura de electricidad, sino que también estarás contribuyendo al medio ambiente al disminuir la huella de carbono. Además, estas luces ofrecen una iluminación nítida y de alta calidad que mejora la estética y el confort de tu hogar.

  1. Usa electrodomésticos eficientes

La elección de electrodomésticos con clasificación energética alta es una estrategia fundamental para reducir el consumo de energía en el hogar. Los dispositivos modernos y eficientes están diseñados para minimizar el uso de electricidad sin comprometer su rendimiento.

 

Nuestras viviendas están equipadas con electrodomésticos de última generación con etiquetas energéticas A++ o superiores. Estos electrodomésticos eficientes incluyen neveras, lavadoras, lavavajillas, entre otros, que están diseñados para ofrecer un funcionamiento óptimo con un consumo mínimo de energía.

Los electrodomésticos de alta eficiencia no solo reducen el gasto de electricidad, sino que también incorporan características que promueven un uso inteligente de la energía. Funciones como programas de lavado cortos, modos de ahorro de agua y encendido automático son características comunes en estos aparatos.

Al utilizar electrodomésticos eficientes, no solo estarás reduciendo el consumo de energía en tu hogar, sino que también estarás contribuyendo a un entorno más sostenible y ecofriendly.

  1. Apaga y desconecta aparatos en Standby

Un sencillo pero efectivo truco para reducir el consumo de energía es apagar y desconectar los aparatos electrónicos cuando no estén en uso. Muchos dispositivos consumen electricidad en modo standby, lo que se conoce como «consumo fantasma». Esto puede representar un porcentaje significativo del gasto total de energía en el hogar.

Un tip para esto es aprovechar la distribución de los enchufes y la disposición de los circuitos eléctricos para facilitar el apagado completo de los dispositivos. Además, los interruptores y enchufes inteligentes pueden ser una excelente opción para desconectar múltiples dispositivos con un solo interruptor, lo que permite un ahorro de energía más efectivo.

Es fundamental revisar los dispositivos electrónicos, como televisores, ordenadores o cargadores de teléfonos, y asegurarse de apagarlos por completo cuando no estén en uso. También se pueden utilizar regletas con interruptores para desconectar varios dispositivos a la vez cuando no se necesitan.

  1. Regula la temperatura

Mantener una temperatura adecuada en el hogar puede impactar significativamente en la factura de la luz. Ajustar el termostato en invierno a una temperatura confortable pero moderada, alrededor de 19-21 grados, y en verano a unos 24-26 grados, puede reducir drásticamente el consumo energético.

Los termostatos inteligentes y sistemas de climatización con tecnología moderna se adaptan a las preferencias individuales de los residentes y regulan la temperatura de forma más precisa, evitando el desperdicio de energía.

Además, se pueden considerar otras medidas para regular la temperatura, como el uso de cortinas térmicas o persianas durante los meses más fríos para retener el calor, o mantener cerradas las persianas durante los días más calurosos para bloquear la radiación solar.

El buen aislamiento de las viviendas de Fidere también contribuye a mantener la temperatura constante, reduciendo la pérdida de calor en invierno y el ingreso de calor en verano. Esto se traduce en un hogar más confortable y eficiente energéticamente.

Adoptar estos consejos en tu hogar, no solo te permitirá ahorrar energía, sino que también te ayudará a contribuir al cuidado del entorno y al bienestar general. Pequeñas acciones suman grandes beneficios para tu economía y para el planeta. Empieza hoy mismo a ahorrar energía y encuentra tu vivienda perfecta en Fidere.




Volver al listado de noticias